jueves, 18 de agosto de 2016

Por que usar un Monopie



En fotografía, un monopie es un accesorio de una sola pata que da estabilidad y soporta el peso de la cámara y el objetivo conectado a ella.


A diferencia del trípode, el monopie no mantiene la cámara totalmente quieta pero reduce ampliamente la trepidación en las capturas. Además, su montaje es mucho más rápido y son bastante más prácticos y transportables que los trípodes.Por último, una curiosidad: en los eventos deportivos con lugares reservados a los fotógrafos, éstos únicamente pueden usar monopie con el fin de ocupar menos espacio.


En fin un monopie es un accesorio fotográfico que puede convertirse en ocasiones en una buena alternativa al trípode a la hora de hacer determinado tipo de fotografía.
Un  trípode y un monopie no son lo mismo



Hay ciertas fotos que puedes hacer con un trípode pero no con un monopie.
La diferencia fundamental es que con 3 patas sostienes algo por tiempo indefinido. Con una sola pata consigues mayor estabilidad, lo que se traduce en exposiciones más largas, pero no eternas.

Las ventajas del monopie

Menor peso y tamaño


Su peso y tamaño son bastante menores, lo que les convierte en perfectos compañeros de viaje en situaciones en las que tenemos alguna limitación de peso o espacio a la hora de transportar nuestro equipo fotográfico.

Mayor movilidad


Ese menor peso y menor tamaño se nota a la hora de moverse con el monopie de un sitio a otro con él montado y enganchado a la cámara, en ese tipo de situaciones, el monopie se comporta como un apéndice de la cámara. Podemos movernos tranquilamente levantando el apoyo del suelo y fijarlo unos metros más allá casi como si no estuviera, lo que claramente no pasa con un trípode.

Menor espacio de maniobra

Frente al espacio necesario para un trípode, con un monopie simplemente necesitamos un poco de espacio adelante para apoyarlo.
Este factor lo hace muy util en situaciones en las que existe mucha gente que puede estorbaro tropezarse con una de las patas, o en superficies muy escarpadas en las que situar las tres patas del trípode de forma que quede estabilizado se hace complicado.
De hay que es  bastante utilizado por los fotógrafos profesionales en los partidos de futbol.


Puesta a punto más rápida



Frente a un trípode, el número de secciones a desplegar es menor (concretamente un tercio), lo que hace que podamos montar y desmontar nuestro monopie con mucha más soltura que un trípode.

Y los inconvenientes

Por supuesto, no todo iban a ser ventajas. Sino, ¿para que querríamos un trípode?

Estabilidad menor

Esta es la principal debilidad de los monopies.
Y es que al final el monopie actúa como un estabilizador de la cámara, permitiéndonos hacer tomas con tiempos de exposición más elevados con garantía que las que podríamos hacer a pulso en las mismas condiciones, pero no es un sustituto de los trípodes en exposiciones largas.

Posibilidades

Frente a lo que puede ofrecer un trípode a partir de las posiciones que puede adoptar, los monopies son mucho más rígidos.
Podemos desplegarlos más o menos, pero al final los puntos de vista de nuestras fotos se ven mucho más limitados que con un trípode

No hay comentarios.:

Publicar un comentario