domingo, 22 de mayo de 2016

MACRO FOTOGRAFÍA


“Macro” es el termino que se usa para identificar objetivos (lentes) que toman fotos en tamaño natural o “lifesize” y que se identifican con números o letras como: 1X o 1:1 .  Nikon usa el término “micro” para este tipo de lentes.

Dicho esto, vamos a identificar la fotografía “macro” como aquella que se utiliza para fotografiar objetos o sujetos de cerca, resaltando así sus detalles mínimos y donde  usualmente lo que vamos a fotografiar es sumamente pequeño, lo que se usa con mucha frecuencia para hacer tomas de insectos, plantas etc , que son bien  interesantes y difíciles de captar en una fotografía.





Qué macro comprar ?

Comprar un Macro,es algo que no se puede hacer a la ligera 
por varias razones. La primera y quizás, más importante es el precio. Hay que tener en cuenta que cualquier objetivo Macro cuesta por encima de COP  $900.000 nuevo, aun que siempre se puede recurrir al mercado de usado, donde se pueden encontrar lentes en perfecto estado y con un ahorro considerable.
La segunda razón fundamental que hay que tener en cuenta es el uso que vamos a dar a ese objetivo. Es decir, tenemos que pensar el tipo de fotografía Macro que vamos a hacer con mayor frecuencia.
No es igual 
fotografiar flores que fotografiar piezas dentales.

Cabe destacar también que se trata siempre de objetivos de foco fijo,  por lo tanto, debemos descartar todos aquellos que sean de tipo ZOOM . Aun cuando  aparezca la palabra “Macro” en ellos,  realmente no lo son.
Y el verdadero meollo del asunto  es la distancia focal . En el mercado podemos encontrar  macros de  muy diversas distancias focales. Los hay de 50, 60, 65, 90, 100, 105, 150, 180 y hasta 200mm. Y todos ellos nos ofrecen por sí mismos, una ampliación de 1:1.

Saca el máximo provecho de tu Macro



Lógicamente lo primero que debemos hacer para aprovechar al máximo nuestro  macro es acercarnos. ¿Cuánto?  lo que mas puedas.
 Ajusta el anillo de enfoque a la mínima distancia posible y acércate al sujeto hasta que aparezca enfocado, de esta forma estarás tomando una fotografía lo más cerca que te permite el objetivo.

Siempre que puedas,
 usa el trípode y ten calma. Si tu cámara dispone de la opción de bloqueo del espejo, úsala, evitarás las vibraciones que produce el espejo al moverse en el momento que tomamos la fotografía. Asi 
reduciremos al máximo las vibraciones que este puede causar y que serán ampliadas debido a la proximidad del sujeto.
Tómalo con calma, fíjate bien en la escena y busca un punto de máximo interés sobre el cual  centrar el enfoque. Puedes usar enfoque automático o manual, pero lo importante es estar seguro  que estas enfocando
 donde quieres. Al tratarse de insectos el punto de interés suelen ser los ojos. Si fotografiamos flores, los estambres con el polen, fotografiando objetos, depende de cada ocasión y de nuestras intenciones.

No te limites a buscar una flor o un insecto, acercarte y disparar, eso lo  hace cualquiera, busca situaciones especiales, las horas del día en que la luz sea mejor, y si es necesario, usa i
luminación artificial, busca mejores composiciones y aprovecha el control sobre la profundidad de campo. No dejes que tus fotografías macro se limiten a tomar fotos de cerca.En fotografía macro no todo es fotografiar flores e insectos, busca objetos con detalles y texturas interesantes. Realiza composiciones en las que gracias a la aproximación obtengas fotografías abstractas interesantes. En definitiva, sé creativo.

A tener en cuenta…

Con la fotografía existen algun
os detalles que debemos tener en cuenta:

La distancia mínima de enfoque: Cada lente tiene una distancia mínima desde la cual podemos enfocar.

La profundidad del campo: a menos distancia menor profundidad del campo.

La falta de luz: Al aproximarnos a algo con la cámara nuestra sombra oscurezca lo que queremos fotografiar.

El enfoque: Con poca luz el af 
falla; y a tan cortas distancias el enfoque manual es lento y en fotografía de insectos, no podemos perder un segundo .

La Trepidación o movimiento: En las fotografías muy cerca de algo, sucede lo que experimentamos cuando usamos una lente telefoto a pulso, la más mínima vibración ocasionara una imagen movida, incluso con nuestra respiración.

El viento: En lugares en el exterior, nuestro principal enemigo es el viento; si logramos controlar todo lo anterior, el viento será el que nos tenga en jaque a cada momento, si lo que queremos fotografía se encuentra en una rama o en una flor.

Cada uno de estos problemas debe ser resuelto y debe ser tomado en cuenta en cada ocasión que vayamos a hacer una fotografía donde nos acerquemos a nuestro sujeto.
 

¿Existen opciones más económicas?




Aunque generalmente los objetivos macro presentan unos precios intermedios, disponemos en el mercado de algunas opciones que por un lado ayudan a obtener mayores aproximaciones con los objetivos macro y por otro lado podríamos decir que simulan los efectos de estos objetivos.

Una opción bastante económica y útil son los tubos de extensión, que suelen venderse en lotes de varios tubos con distintas distancias focales de ampliación. Se sitúan entre el objetivo y el cuerpo de la cámara y tienen dos inconvenientes principales. La pérdida de luz que producen (dependiendo de la extensión perderemos más o menos luz) y que algunas funciones automáticas del objetivo pueden perderse.

Una segunda alternativa son los filtros o lentes dióptricas que se enroscan en la parte frontal del objetivo y actúan como lentes de aumento por lo que no tendremos que acercarnos más al sujeto sino que directamente aparecerá más grande. En este caso no se pierde ni luz ni ninguna función, pero sí una cierta calidad de imagen en el caso de que estas lentes no sean de gran calidad.

Y finalmente la opción más económica de todas, coger un objetivo que no sea macro y colocarlo delante de la cámara pero invertido, es decir, con la parte en la que enroscaríamos los filtros hacia el sensor y la rosca del objetivo hacia lo que queremos fotografiar. No podremos conectar el objetivo a la cámara, por lo que algunas cámaras puede que no nos permitan disparar al no detectar objetivo y en todas, perderemos las funciones automáticas salvo la medición de la luz por TTL.

Únicamente podremos ajustar la apertura del diafragma en aquellos objetivos que dispongan de un anillo para ello y no cierren automáticamente el diafragma al máximo en cuanto se desconectan del cuerpo. El enfoque deberá ser siempre manual.Con esta última opción es importante tener cuidado de que no se nos caiga el objetivo, vigilar que sujetamos el objetivo lo más ajustado al cuerpo de la cámara posible y evitar al máximo que entre polvo en el sensor si no queremos tener que limpiar el sensor después de la sesión macro.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario